La reconstrucción de mama de mamá

16 abril Jesús 0 comentarios

Hoy es un día difícil.

Es difícil para mí y mucho más difícil para Sandra, que mientras escribo estas líneas está siendo sometida a una intervención quirúrgica.

Esta vez no es por enfermedad como hace un año. Esta vez es por salud y bien estar. Hoy estamos tratando de borrar parte de las huellas que dejó en Sandra el cáncer de mama al que hemos vencido.

Pero hoy nos hemos enfrentado, además, a un importe de reto: 

¿Cómo explicarle a un niño de 9 años lo que es una reconstrucción de mama? 


La 
Obviamente esta tarea me la he adjudicado yo. Bastante tenía ya Sandra estos días con prepararse para la intervención a la que la están sometiendo. No es una decisión fácil y necesita mucha preparación logística y mental. Sobre todo mental. Que si soy sincero y me imagino en su situación no sé yo si me atrevería a someterme a esta operación. 

El planteamiento lo tenía claro desde el principio y hasta podría resumirlo en 2 palabras: transparencia y tranquilidad.

Transparencia

Yo sé que hay padres convencidos de que a los niños no hay que darles información en estos casos. Piensan que hablarles claramente de la situación no vale más que para asustarlos y que no sabrán procesar esa información.

Lo hacen por proteger a sus hijos y lo comprendo. Pero estoy convencido de que es un error.

La falta de información no hará que no se de cuenta de que les rodea una situación grave y anómala. 

Al contrario, los niños perciben fácilmente estas situaciones. Si en esta situación no reciben información clara su imaginación pasará a ocupar ese vacío. Lo que se pase por la imaginación de un niño en este entorno es impredecible.

La solución, desde mi punto de vista, pasa por ponerse a su nivel y darle una información veraz, clara y con un lenguaje que entienda perfectamente.

Actitud positiva

Los niños de 9 años son como detectores de mentiras en estas situaciones.

Contar las cosas está bien, pero hay que tener en cuenta que tenemos delante a una personita que aún no está preparada para estas situaciones (básicamente porque no tiene experiencia).

Contarle las cosas con seguridad, naturalidad y una actitud positiva hará que el niño se sienta contagiado por esta actitud y la situación no le preocupe tanto.

Así es como he tratado de explicarle la operación de mamá. 

Lo primero que le he dicho ha sido que a mamá le van a reconstruir el pecho que le tuvieron que sacar cuando estaba enfrenta... pero que mamá NO está enferma.

Le expliqué que esto va a hacer que mamá se sienta mejor y que le mejore su salud.

Que estás semanas anteriores estuviese estudiando los músculos en el colegio me ayudó para explicarle, en un lenguaje que entendiese, que la operación es sencilla... pero que a pesar de lo mamá va a necesitar que la cuidemos mucho mucho durante unas semanas.

Hacerle sentir útil e importante en el proceso le hizo sentir mejor incluso de lo que esperaba.

¿Una pequeña mentira?

Me siento fatal por ello. Son un defensor a ultranza de la sinceridad como arma arrojadiza y la transparencia.

Sin embargo ayer le mentí a mi hijo y me siento fatal por ello.

El me pedía que le llamase al colegio cuando mamá saliese del quirófano.

Yo le podía haber llamado. Aún ahora, mientras escribo estas líneas tratando de esquivar los nervios mientras que Sandra está en el quirófano, pienso que tal vez lo haga en cuanto ella esté de vuelta.

Sin embargo, yo sabía que el estaría nervioso todo el día esperando la llamada.

Así que decidí hacer lo que nunca hago: mentir. 

Le dije que no se preocupase, que hasta que el llegue a casa de los abuelos por la tarde seguramente no la meterían en el quirófano.

Aún ahora, en frío, sigue sin ocurrírseme otra salida mejor... aunque sigue sin gustarme ni un poco 😕

Preparativos del día anterior

Ayer fue un día un poco estresante preparando el planning de la semana punto por punto, la ropa de cada día en bolsas individuales y las instrucciones paso a paso y por escrito para los abuelos.

...que luego harán lo que les venga en gana, pero nosotros nos quedamos más tranquilos acompañando al niño de un “Manual de instrucciones paso a paso”. No, no estoy exagerando. Este es el aspecto que tenía el dosier que preparamos: 


Le costó dormir en casa de los abuelos

Normalmente, cuando se queda a dormir en casa de los abuelos se duerme rápidamente. Aunque lo cierto es que es muy raro que duerma allí. Tiene que tratarse de una situación muy importante como esta.

El caso es que ayer parece que le costó mucho conciliar el sueño. Se levantaba a menudo y les decía a los abuelos que estaba preocupado por su mamá.

¿Está sana o no está sana mamá?

Esta mañana se llevaron a Sandra al quirófano antes incluso de que Alonso saliese hacia el colegio.

De camino al colegio hablamos por teléfono, pero no sé lo conté.

Sin embargo, Alonso me pregunto:
“¡A ver! ¿¡Mamá está enferma o no está enferma!? Es que no me entero”

No sé lo que habrá hablado con sus abuelos, pero volví a explicarle que NO, “mamá no está enferma y la operación es muy habitual. Un montón de señoras lo hacen todos los años y no pasa nada. Estate tranquilo mi niño”

Parece que funcionó... parece. Porque lo cierto es que uno no puede saber nunca si está acertando del todo en estas ocasiones.

En cuanto colgué el teléfono me quedé solo en la habitación del hospital. Me sentí solo y entonces fui yo el que supe que tenía que distraerme, así que me puse a escribir este artículo.

Realmente no tengo muy claro que este artículo te pueda interesar o resultar útil. No hice un estudio de palabras clave que busca la gente ni nada parecido.

Simplemente me puse a escribir. 

Espero que te sirva de ayuda, te haga reflexionar o al menos lo encuentres entretenido, pero si no es así te pido disculpas. Simplemente has de saber que por una vez este artículo no lo escribo por ti, que me lees. Lo escribo por mí.

Perdí de vista a Sandra antes de las 9 y hasta las 13-14 horas no está previsto que salga del quirófano. Ahora son las 11:05 y sigo sin saber nada. Dicen que en esta situación la falta de noticias son las mejores noticias.

Actualización

Todo ha salido estupendamente. Ha sido una operación larga, pero sin imprevistos. En unos días estaremos todos en casa.

Al salir del colegio, en cuanto los abuelos recogieron a Alonso nos llamaron y Sandra pudo contarle lo bien wie se encontraba.

Me encanta que los planes salgan bien.

me encanta que los planes salgan bien