Santa Claus y Los Reyes Magos: ¿hasta cuándo podemos mantener la magia?

08 enero Jesús 0 comentarios

A los 8 años todavía siguen teniendo su magia los Reyes Magos y Santa Claus, aunque lo cierto es que por primera vez le hemos visto "las orejas al lobo" este año.

¿Hasta qué edad dura la magia de los Reyes Magos y Santa Claus?


Algunas preguntas 'incómodas' y algunos comentarios de los primeros compañeros que ya han descubierto cómo funcionan las cosas nos han despertado esa alarma que te hace plantearte algunas preguntas.

- "Papá, Javier dice que Papa Noel y los Reyes Magos no existen"

¡Y me lo suelta mientras conduzco! ...así, sin previo aviso.

En ese momento no sabes muy bien qué responder y te quedas un poco frío pensando. Pero enseguida me dí cuenta de que callarme era la peor opción.

Reconocerlo no era una alternativa, así que no me quedaban muchas opciones.

- "¿...y por qué dice eso? ¡Vaya tontería! ¿no?"

- "Pues si. Eso le dije yo." 

- "Pues yo recuerdo perfectamente que los Reyes le trajeron a Javier un montón de regalos el año pasado."

- "Si papá. Ya le dije yo que eso era una chorrada y si decía tonterías no le van a traer nada".

Un par de días después le repitió un comentario parecido a mamá, que esta vez ya estaba más preparada.

Desde la primera charla ya habíamos tenido tiempo de comentarlo, investigar un poco y decidir cual sería nuestra postura ante lo que es inevitable: que algún día descubra que es todo una fantasía.

Después de leer un buen rato sobre el tema y tener claro cual es nuestro posicionamiento al respecto me pareció que a lo mejor, a ti, que tal vez estés en una situación personal parecida, te vendría bien que te lo resuma.

La fantasía no es eterna

Eso es lo primero que tenemos que tener claro cuando afrontamos la posibilidad de que nuestro hijo descubra que los Reyes Magos no son tan 'magos' como le hacemos creer.

A medida de que madure se dará cuenta de que ciertas piezas no encajan y que todo esto no puede ocurrir como se cuenta. Hará algunas preguntas. Algunas se las responderá él sólo y otras nos las planteará a los padres.

Es lo natural. De hecho, este año ya ha planteado algunas preguntas tales como:

- "¿Cómo puede Papa Noel repartir todos esos juguetes por el mundo en una sola noche?"

A esta pregunta yo le respondí con la lógica más aplastante: "¡Gracias a su trineo mágico... por supuesto! Lo que para ti dura solamente una noche para el es como un año de trabajo"

- "¿Cómo pueden estar los Reyes Magos en las cabalgatas de todas las ciudades?"

Como todos sabemos eso es gracias a los distintos husos horarios ;) Cuando están en la cabalgata de A Coruña aquí son las 6 de la tarde, pero en Buenos Aires todavía son las 12 del mediodía :)

De cualquier forma llegará el día en el que todas estas respuestas imaginativas no valdrán de nada y eso tenemos que tenerlo claro desde el principio.

Pero además es lo que todos deberíamos desear: que tarde o temprano se den cuenta de que los reyes no existen. A nadie le gustaría que su hijo fuese por detrás de todos sus amigos en este 'despertar'. Eso sería lo peor para el niño.

...y así llegamos a ese equilibrio inestable en el que queremos que evolucione y a la vez mantener la ilusión todo el tiempo que sea posible. Con lo cual me planteo la siguiente pregunta:

¿Hasta que edad creen los niños en los Reyes Magos?

Me daba hasta miedo plantear esta cuestión en el cuadro de búsqueda de Google. Eso es lo primero que suelo hacer en estas situaciones en las que, hay algo que se supone que deberíamos de saber 'de serie' como padres... pero no tenemos ni idea.

Por lo visto la edad en la que los niños se dan cuenta de que Santa Claus y los Reyes Magos no son tal y como se los planteamos ronda desde los tiernos 7 años hasta los 11. Esto dependerá sobre todo de 2 cuestiones: madurez e influencias.

El tema de las influencias está claro: otros niños que ya han 'descubierto el pastel' van corriendo a contárselo a sus amigos y/o hermanos menores. Ellos no lo saben, pero los han convertido un poco en unos Grinch.

En cuanto a la madurez conviene aclarar que hablamos de 'madurez' y no de 'inteligencia'. No son lo mismo ni mucho menos.

La madurez se refiere un estado en la evolución del niño que se puede alcanzar antes o después.

La inteligencia, sin embargo, es la capacidad del niño de aprender, razonar,...

Es importante aclarar estos conceptos, pues que un niño no haya madurado no quiere decir que sea menos inteligente. Al contrario, la inmadurez es a menudo una fase necesaria para luego poder gestionar una madurez más sana y fuerte.

¿Cuándo se lo contamos?

Bueno, a este respecto he sacado algunas conclusiones bastante claras.

Hasta los 8 años

La primera es que antes de los 8 años me parece prematuro. Hasta esa edad yo negaría cualquier indicio de duda ante el niño a no ser que muestre un estado de madurez enormemente adelantado a su edad.

Entre los 8 y los 10

A partir de los 8 y hasta los 10 es sin duda la etapa más difícil. En este momento lo sencillo sería decirle que no existen, pero desde mi punto de vista es un error.

Hay padres que alcanzados los 8 años ni siquiera esperan a que el niño se plantee dudas por si mismo. Simplemente se lo cuentan.
A menudo al forzar prematuramente el descubrimiento de la verdad sobre los Reyes Magos y Santa Claus acortamos el tiempo de ilusión navideña, pero además convertimos a nuestro hijo en uno de los detonantes para que otros niños lo descubran antes de tiempo. ¡No seas Grinch! ;)
Navidad fotografía designed by Asier_relampagoestudio - Freepik.com


En parte por miedo a que otros niños se lo cuenten de cualquier manera y hasta se rían de él por mantener esa ilusión.

En parte, también, por comodidad (seamos sinceros). Cuando la cosa se pone difícil es ahora... y contárselo te quita un problema de encima. Algunos padres lo ven así.

Yo no recomiendo hacer esto, pues les acortas algunos años de ilusión navideña que sin duda es una de las partes más tiernas de la infancia y que mejores recuerdos generan. Seamos sinceros, al final la vida no es más que eso: una colección de buenos recuerdos.

Mi consejo para esta etapa es la de responder "a la gallega". Si, lo sé: no podría dar otra respuesta siendo yo gallego :) Con responder a la gallega me refiero a que a sus dudas respondamos siempre que sea posible con otra pregunta. Así invertimos la carga de la respuesta y le hacemos razonar.

Ante un "existen los Reyes" no respondería ni "si" ni "no", pero tampoco un "¿tu crees que no?". Lo mejor sería algo del tipo "¿y tu qué crees? ¿no te trajeron muchos juguetes siempre?"

Le hacemos razonar, no le mentimos y le incitamos a que mantenga la ilusión mientras pueda. Solamente la madurez será tan cruel como para romper esa ilusión tan interiorizada.

A partir de los 10 años

A partir de esta edad la cosa ya cambia. Entramos en un período en el que el resto de los compañeros de clase y amigos ya saben (casi todos) toda la verdad sobre los Reyes Magos.

Puede que a nuestro peque todavía le falte algún año de madurez, pero ante la posibilidad de que los otros niños se rían de él y lo avergüencen, llega un momento en el que tendremos que valorar el riesgo.

A partir de esa edad habrá que estar más atentos a cualquier señal que indique sus dudas al respecto. Si estas no se presentan tal vez habrá que empezar a darle pistas o incluso plantearle preguntas.

Llegar a los 12 años creyéndose estas fantasías puede ser enormemente perjudicial a nivel social.

El miedo a  admitir el engaño

Hay una cuestión que supongo que siempre nos preocupa a los padres a la hora de admitir la verdad: que en realidad también estamos admitiendo una mentira... y mantenida durante el tiempo.

Es verdad que cuanto más tiempo mantengan la ilusión más bonitos recuerdos generarán, pero también es cierto que "cuanto más alto subas más fuerte es la caída".

Así, en ocasiones, el temor de los padres al admitir la verdad es más por el rencor que podemos generar en los niños por haberles mentido todo este tiempo.

Hay que tener claro y saber explicarles a los niños que esto no es una mentira nuestra. Que es una tradición y que como tal se celebra.

Versiones alternativas de Santa Claus y Los Reyes Magos

Me parece una idea excelente, para ese momento en el que el niño ya ha descubierto que la magia de estos personajes navideños no era tal, tener preparadas las historias verdaderas sobre los mismos.

Si conocemos la historia real de Los Reyes de Oriente y de San Nicolás, este será un momento excelente para contarle lo grandes que estos personajes fueron y por qué es tan importante que las navidades se celebren teniéndolos en cuenta.

En realidad sí que es magia

A veces tiene bastante más de magia de lo que parece que la base del árbol se pueda llenar de paquetes chulísimos en Navidad y en Reyes.

Con una vida como la que llevamos la mayoría de los padres y madres: trabajando todo el día, haciendo malabarismos para conciliar la vida familiar y laboral, con el tiempo justo para todo...

Seamos sinceros, los regalos de navidad no son solamente ir de compras. La fase de investigación: ir con el niño a jugueterías, recopilar catálogos, escribir la carta,... todo eso también toma su tiempo.

Para la compra en si misma te voy a dar un consejo que a mi me ha ahorrado mucho tiempo y dinero: compara precios y compra online. Los regalos navideños de este año (y muchos de años anteriores) han venido de Amazon.

He comparado precios y me he ahorrado más del 10% en el total de las compras haciéndolas online. Pero además las he recibido cómodamente en casa... bueno, en casa de mis padres o en el trabajo, para que el niño no vea al mensajero llegar con los paquetes ;)


(Fuente de la imagen principal Navidad fotografía designed by Asier_relampagoestudio - Freepik.com)