Semana 17

18 abril Jesús 0 comentarios

Ya son unos 13 centímetros de la cabeza a las nalgas, y por fin se está proporcionando su cuerpo. La cabeza aún es grande con respecto al resto del cuerpo. (Y aún cuando nazca lo seguirá siendo). Al contrario que su padre, cada vez tiene más pelo y las uñas le siguen creciendo.

Su piel está empezando a acumular grasa, la cual le servirá como aislante térmico y como fuente de energía.

Ha empezado a tragar líquido amniótico y a realizar movimientos respiratorios con sus pulmones. Pero también hace gestos, juega con sus manos y se mete los dedos en la boca.

En cuanto a sus oídos, a partir de ahora ya es capaz de oír cosas de fuera del cuerpo de Sandra y reaccionar ante ellos. Es decir... ¡ya me oye!.

Nosotros seguimos escuchando sus latidos a menudo (no todos los días, pero casi), y últimamente oímos algo más que el latido. Tengo mis dudas de que pueda ser algún sonido provocado por las vísceras de Sandra, pero lo cierto es que siempre coincide en el momento en el que la localización del latido se mueve, por lo que pensamos que puede ser el bebé al chocar o rozar con las paredes del útero. La lástima es que por lo fortuito de estos sonidos todavía no hemos podido grabarlo.