La navidad con niños: posibles problemas y como prevenirlos

03 enero Jesús 0 comentarios


Los niños viven estas fechas con una intensidad y una inocencia que se nos contagia y nos hace sentir la necesidad de conseguir que todas expectativas se vean correspondidas por una experiencia inolvidable.

Sin duda, el momento más esperado de los niños en las fiestas navideñas es el de recibir los regalos.

Aquí se plantean dos problemas básicos: ¿Cuándo regalar? y ¿Qué regalar?


¿Cuándo regalar?


¿Viene Papa Noel, vienen los Reyes Magos o viene todo el mundo en Navidad?

Aquí tenemos opiniones y costumbres para todos los gustos. Todas son igual de válidas si se sabe como argumentar con los niños el hecho de que los regalos se reciban en una u otra ocasión.

Los que prefieren Papa Noel


El argumento preferido de los adeptos de 'Santa' es el tiempo libre para jugar con los regalos en vacaciones. 

Es cierto que, si los niños reciben los regalos navideños el 25 de diciembre cuentan con casi todas las vacaciones de navidad para disfrutar con los juguetes. Pero también es cierto que los niños tienen recursos más que de sobra para pasárselo de maravilla durante las vacaciones sin necesidad de recibir los últimos juguetes que han pedido.

Los monárquicos


Los hay que no quieren perder la tradición española de regalar el Día de Reyes. "Yo soy más de los Reyes" te dicen.

Yo tengo una amiga que ha llegado ha hacer una página en Facebook para boicotear a Santa Claus... en fin...

Lo cierto es que los Reyes Magos tienen este carisma especial y ciertas tradiciones como la cabalgata que los hacen entrañables.

Los que escogen todo


Por ultimo quedan los que deciden regalar un poquito al principio y un poquito al final.

Seamos sinceros: al final nunca es un poquito... la cosa se desmadra.

Decidirse por esta opción es a veces una decisión meditada, pero lo cierto es que en ocasiones viene forzada por las circunstancias. 

Responder a preguntas como "¿Por qué Papa Noel va a la casa de Julián y no viene a la nuestra?" o "A Marta le han traído un videojuego los Reyes ¿Por qué a mi no me traen nada?" a veces son comprometidas y hay padres que prefieren dividir la 'entrega de premios' por este motivo.

Por otra parte, los vínculos familiares también cuentan. Si a las primas las visita Papa Noel y normalmente comemos juntos en Navidad puede que la comida sea un poco más tensa si las primas llegan con sus flamantes juguetes nuevos y yo no he tenido regalos en el árbol.

Yo me confieso que soy de los que regalo en ambas ocasiones. El motivo supongo que es un poco todo lo que acabo de explicar y además, que es lo que me hacían a mi de pequeño (que eso también cuenta)

Ayer, hablando con un amigo me comentaba que el a sus hijos les había explicado que Papa Noel no venia por su casa porque vivía en la nieve y en casa no hace frío. Pero como tienen una prima en Madrid que si que recibe regalos el 24 y viene a casa el 25, les explicó que Papa Noel solo reparte regalos en las zonas de nieve o de interior (que tienen clima más frío) Bueno, pues me parece una explicación estupenda para defender su opción 'monarquica' y mantener la ilusión de los niños.

Reconozco que cada vez veo más gente que se decide a regalar solo uno de estos días por cuestiones económicas y es que cada vez a más familias les cuesta muchísimo poder tener regalos una vez, y dos veces sería impensable).

¿Qué regalar?


Una vez que sabemos quién le va a traer los regalos a los niños se plantea otro problema: ¿Qué regalos va a pedir?

Yo aquí doy un consejo claro: Listas cerradas y consensuadas.

Es importante que el niño participe en la elaboración de la lista de regalos que le quiere pedir a los Reyes Magos o a Papa Noel. Si no sabe escribir se puede coger el catálogo de la juguetería y, tijeras en mano, cortar y pegar en la carta a los Reyes (si es el caso)

En este proceso es cuando podremos realmente influir en sus decisiones. Es cuando sacamos a relucir nuestro carisma de padres-vendedores. Pero lo importante es que ellos crean que son los que deciden.

Si no se hace así se corre el riesgo de que, una vez comprados los regalos, el niño cambie de idea y reescriba la carta.

Yo personalmente, una vez cerrada la carta la escaneo y la envío por email a Santa o a Melchor.

No falla, en las siguientes visitas a cualquier centro comercial intentará añadir cosas a la lista. La respuesta: "Noo, eso no lo pusiste en la lista. No te preocupes lo apuntamos y te lo regalamos nosotros en tu cumple".