Review de tener un hijo tras 7 años de uso

24 septiembre Jesús 0 comentarios

Hoy hace 7 años del "unboxing" de Alonso.

¿Vas a tener un hijo? Aquí no te voy a contar el unboxing que 7 años después ya no es momento. Para eso hay otros blogs ...y yo mismo ya he publicado mis artículos en septiembre de 2008.

De lo que se trata es de contarte mi experiencia durante los primeros años de uso de ese 'producto' que es la paternidad.





Si la paternidad fuese una mercancía sería sin duda la más valiosa del mundo... y lo mejor es que no es una mercancía que se pueda comprar. Es un DIY (Do It Yourself)... vamos, que te lo fabricas tu mismo. Tu... y tu pareja claro.

Este es el análisis de mi experiencia de la paternidad durante los 7 primeros años de uso continuado.

La preparación y las expectativas


He realizado un montón de compras e inversiones importantes en toda mi vida, he preparado exámenes y pruebas vitales para mi carrera, he planeado fiestas, viajes,... pero ni de lejos me había preparado tanto para algo como para ser padre.

..y total, ahora me pregunto ¿para qué?

 Bueno, la verdad es que no me arrepiento nada de haberlo planeado y preparado todo tanto. Lo cierto es que me lo he pasado genial y he disfrutado ese camino a pesar de los miedos y las incertidumbres.

Pero lo cierto es que ser padre te sorprende por mucho que lo hayas preparado.

Las expectativas son muchas y eso podría hacernos esperar un fracaso o una insatisfacción. Yo siempre digo que la fórmula de la satisfacción es:

Satisfacción = Resultado - Expectativas

Sin embargo, y contra todo pronóstico, no conozco a ningún padre que se haya sentido decepcionado con su hijo. (A lo mejor lo hay, pero no los conozco y seguro que son una muestra insignificante).

El "Unboxing"

Si, efectivamente, me estoy refiriendo al parto.

Cuando hablamos del parto lo evidente es una mujer dando a luz a un bebé... pero no nos equivoquemos: detrás de toda gran madre hay siempre un gran padre (o debería)

De acuerdo que en el acto físico del parto no es "imprescindible" la presencia del padre, pero cualquiera que haya podido estar "al pie del cañón" sabe que la figura del padre juega un papel importante nivel anímico y asistencial.

Además, para un padre, la primera mirada de su hijo es algo que NUNCA se olvida y marca ese Momento en el cual sabes que nunca volverás a ser el mismo.

Los comienzos siempre son duros... ¿o no?


Lo siento, me ha salido el acento gallego con este título, pero creo que representa muy bien lo que quiero decir.

Recuerdo que los meses anteriores y justo después de nacer Alonso todo el mundo me decía cosas como:

"Se te acabaron las noches tranquilas"
"A partir de ahora tu no importas"
"La que se te viene encima"

...y otras afirmaciones exageradas (por no decir "falsas" directamente)

Lo cierto es que todo cambió con el nacimiento de mi hijo, pero nunca he dormido tan feliz como desde que cada noche le doy un beso y un abrazo a mi hijo después de acostarlo en la cama.

Lo de que no soy importante me parece radicalmente equivocado. Desde el mismo momento de convertirte en padre te vuelves la persona más importante del mundo, pues de ti depende el futuro de lo que más quieres: tu hijo.

En fin,.. que todos esos mensajes catastróficos y malos augurios no sirven para más que para que después pienses: "¡Qué suerte tengo! Soy tan feliz y además no me ha pasado nada de eso"

La paternidad mejora con el tiempo


Otra mentira que te cuentan es eso de "aprovecha ahora que luego crecen y..."

...y ¿qué?

Luego crece y me sorprende cada día convirtiendo poco a poco a aquel bebé recién nacido en una persona cada vez más inteligente, autónoma y cariñosa. Veo que mi hijo es la mejor persona que podría haber deseado y que poco a poco va forjando su propia personalidad.

Es cierto, hemos pasado por momentos duros y otros muy duros, pero al final los buenos y buenísimos son infinitamente superiores en número y en intensidad... hasta tal punto que te cuesta recordar los malos momentos.

Mi experiencia como consumidor de "La Paternidad"


Así que si tengo que dar una valoración como consumidor de ese producto llamado "paternidad" no lo dudo y le doy un 5 de 5.

La paternidad no solo no ha perdido su valor como producto en estos 7 años sino que cada vez es mejor. Ha cumplido y está cumpliendo las expectativas con creces.

Si te estás planteando la paternidad ya tienes mi valoración: ¡Compra! :)

Con la paternidad todo ha cambiado: ahora es mejor.

Primera sonrisa de Alonso
Aún recuerdo su primera sonrisa, la dibujó la misma noche que nació y desde entonces he pasado cada minuto tratando de que no deje de sonreír.

Felicidades por tus 7 años Alonso... y gracias por estar ahí.