Cronología de un proceso vírico en un niño de 3 años

25 enero Jesús 5 comentarios


Las primeras señales de infección

El viernes no supimos ver las señales: tenía muchísimo sueño demasiado pronto, no quería comer, no quería caminar.

El sábado por la mañana creímos que simplemente tenía el día vago y quería quedarse en casa.

A media tarde, con la tos, nos dimos cuenta por fin. Alonso había estado incubando 'algo'.


A última hora de la tarde empezó la fiebre. Por otra parte es la hora típica para que esto ocurra. 

38,1ºC

Optamos por el Dalsy. La dosis: 5ml es la que marca el prospecto para la edad de Alonso: 3 años

La tos fue a peor el domingo y la fiebre siguió haciendo aparición cada 4 o 5 horas. Así, que decidimos pedir hora para ver a la pediatra. Conseguimos hora el martes 24 a las 8:10am.

El lunes nos hubiera gustado quedarnos con Alonso, pero también nos gusta comprarle cosas (comida, juguetes, medicinas,...). Así que nos vimos obligados a acudir al trabajo. Alonso se quedo con sus abuelos (los padres de Sandra).

Se pasó durmiendo casi todo el día. Cuando llegué a buscarlo por la tarde estaba tiritando, con ojeras y tenía las manos heladas y la frente hirviendo. La fiebre estaba subiendo vertiginosamente. 37,8ºC, 37,9ºC, 38,0ºC,... y así hasta los 39,2ºC

Le intenté dar el Dalsy (que a esa hora ya le tocaba) pero no hubo manera. Nunca antes había rechazado una medicina y ahora era imposible que tomase esa.

Nos vamos a urgencias.

En urgencias

En urgencias nos atendió una pediatra muy amable y con mucha paciencia con Alonso. Al final, cuando ya lo había chantajeado con galletas, juguetes y regalándole material médico para que tomase el Dalsy, la doctora se rindió y dijo que le pondría un supositorio.

En el último momento y utilizando una estrategia combinada entre "si no haces esto es que eres un bebé" y un soborno tipo "venga, si lo tomas luego te doy..." (ya no recuerdo lo que le prometí), conseguí que se lo tomase el solito y se librase del supositorio.

De cualquier forma, la doctora nos dijo que podía ser un proceso vírico, en cuyo caso el tiempo mínimo de incubación debe ser 4 o 5 días. Nos pidió que cambiasemos la cita con la pediatra para el miércoles (en vez del martes) para cumplir así el tiempo mínimo de incubación.

Mientras tanto "Dalsy o Apiretal cada 8 horas. Si la fiebre persiste podeís alternar cada 4 horas el Dalsy y el Apiretal."


La noche del lunes


Esa misma noche, aproximadamente a las 1:30am, le tomamos la temperatura, pues le notábamos la frente muy caliente. 39,4ºC

Todos los intentos de darle Dalsy o Apiretal fueron inútiles. Otra vez se negaba a tomar medicinas.

Llamamos al teléfono de Atención Sanitaria No Urgente (902400116) del SERGAS. He de decir que este servicio funciona bastante bien y además son rápidos y amables. Decir esto viniendo de mi, que no soy precisamente un simpatizante de como está montada la sanidad pública creo que es bastante.

A las 2:30 el dependiente de la única farmacia de guardia en la ciudad esa noche me despachaba supositorios que nos habían indicado en el teléfono de asistencia. Estos supositorios harían de sustitutos de Dalsy y Apiretal.

Al final conseguimos bajar la fiebre y dormir el resto de la noche, es decir, una hora y media, antes de ir a trabajar.

Martes con mocos

El martes fue bastante más llevadero que el lunes.

A primera hora, los mocos acumulados durante la noche le hicieron vomitar el desayuno justo cuando Sandra iba a llevarlo a casa de mis padres.

Hubo fiebre a última hora de la noche (38,4ºC), pero la mayor parte del día lo pasó con ánimo y sin fiebre. Además, empezó a toser menos.

Lo más incómodo: los mocos. Durante el martes los mocos aumentaron inversamente proporcional a la tos.

Miercoles: visita a la pediatra

Por fin llegó la cita. Aunque la verdad es que el estado de Alonso era tan bueno esta mañana que costaba recordar como había pasado los dos días anteriores con temblores por la fiebre, ojeras,...

La pediatra, lo primero que hizo fue preguntarnos que le ocurría. Cuando empecé a contarle y llegué a lo de la fiebre me interrumpió y nos echó un pequeño sermón:
"Eso no es fiebre. La fiebre en los niños pequeños es mucho más alta."
 "A veces me vienen padres a los que les pregunto si ha tenido fiebre y me dicen que muy poca: 39,8 o 40ºC..."
 "...Si se le da antitérmicos antes de los 39ºC estás provocando hipotermia y castigando el hígado..."
"...hay que traerlo al médico cuando pasa de 40ºC o cuando la fiebre persiste un par de días sin bajar..."
 "...La fiebre es buena, igual que el dolor. Son un síntoma para curar la enfermedad..."
...y nos dío un tríptico ilustrado con un Pinguino y un termómetro que se titula Fiebre y Dolor.

Aún no he tenido tiempo de leerlo con detenimiento, pero en un primer vistazo mientras le respondía leí un par de frases que me reafirmaron en que lo había hecho bien a pesar del sermón. El folleto decía:

"...Si la temperatura es igual o inferior a 38ºC, el niño no tiene fiebre, sino "febrícula"..."
"...Si la temperatura es superior a 38ºC, el niño tienen fiebre y hay que llevarlo al pediatra..."
Mientras leía esto le respondí que

"...me parece muy bien todo eso que dice, pero cuando fui a buscar al niño el lunes lo vi temblando, tiritando, con ojeras, quejándose de que le dolía todo y tenía frio, y además tenía 39,2ºC de fiebre con las manos frías y la frente hirviendo (lo que me hizo pensar que aún seguía subiendo). Usted dirá lo que quiere, pero si yo vuelvo a vera mi hijo así, vuelvo a urgencias sin perder un minuto. Cualquiera lo haría ¿no?"
No lo sé con certeza, pero juraría que la pediatra también es gallega, porque ni me dio la razón ni me la quitó.

Ahora, con un poco más de perspectiva pienso que, si le hiciese razón y no llevase al niño al médico salvo en los casos que ella menciona (con más de 40ºC o con más de 39ºC mantenida en el tiempo), cuando al final me atienda el médico (seguramente 2 días después) ¿como estaría el niño? ¿habría sobrevivido por sus medios o no? Seguramente habríamos acabado en urgencias en un estado más grave y con alguna enfermera echándome en cara por qué no lo habíamos llevado antes, como otra veces ha pasado.

Al final le tomó la temperatura, le obscultó, le miró los oídos,... Después volvió a insistir en su discurso inicial.

Esta vez añadió algo más. Dijo que en los teléfonos de atención sanitaria y en urgencias recetan dosis demasiado altas de medicamentos y si se le dan mucho antitérmico a un niño con poca fiebre le pueden producir hipotermia... y eso es peor que la fiebre.

Hay que reconocer que esta mujer tira contra todos y no deja títere con cabeza, pero ahí si que no le puedo quitar la razón. Yo ya había notado que las dosis de medicamentos que administran en urgencias sobrepasan con mucho las recomendadas en los prospectos, pero yo siempre supuse que sería por dos razones: la primera, para un efecto de choque en una sola toma y luego continuar con las dosis normales. Y la segunda, por que quizás el medicamento genérico que le daban no era el mismo que el que tomamos en casa y quizás la concentración de principio activo tampoco.

Para terminar os dejo el folleto escaneado. Creo que la pediatra debería de leerlo antes de decir lo que dijo y añadir "estoy muy de acuerdo con lo que dice aquí". Realmente aquí dice lo que yo hice no lo que ella dice que debería hacer.



5 comentarios :

A ver si la confusión va a ser por la media décima que mide de más el termómetro en el culito que que en la axila.... De todos modos, no sé en ese folleto, pero en los de la Junta de Andalucía advierte del peligro de la fiebre alta (más de 38ºC) para el niño. Que supongo que es aplicable al adulto.
Además, con esa fiebre, no recuerdo cual era el riesgo, pero yo siempre pienso que se le cuece el cerebro... :S, pero yo soy una hipocondríaca cuando se trata de mis hijos... xD

Qué mal se pasa cuando se ponen malitos y no sabemos lo que tienen. Mi hijo mayor tiene ya 13 años, y el peque 8, y me sigo angustiando igual que el primer día cuando les da la fiebre. Un saludo.

Hola! Llevas razón tu, lo que te dijo la pediatra( que tengo serias dudas de que lo fuera), no es cierto y no esta basado en ningún dato objetivo. La fiebre es un mecanismo de defensa del organismo ante la infección ( y ante otras cosas). El problema es lo que pueda producir la fiebre. La fiebre no afecta al cerebro, aunque hay niños que convulsionan, pero es por otro motivo. Fijate si la fiebre es un mecanismo de defensa, que en laboratorio las bacterias crecen peor a partir de38 grados. Menos fiebrefobia! y más valorar como esta el estado general cuando al niño le baja. Un saludo

Jorge dijo...

Jolín con la pediatra! Vamos no conozco ningún padre que deje a su hijo en casa con 39 de fiebre o no intente bajarla.... Qué cosas.
Es como si te dicen que si se da un golpe no le pongas hielo ni Arnidol hasta que no se hinche del todo....

En fin, yo habría actuado exactamente igual que vosotros.

Muy interesante, esta es una decisión compleja , es por ello que aquí te damos algunos consejos para saber si etas listo http://supermujer.com.mx/Familia/Ser-padres/Cuando-ser-padres.html
saludos!!